fbpx

Yoga y psicoanálisis

En Imagine Yoga tenemos un objetivo primordial: Despertar al sujeto que duerme.

Para esto nos valemos de distintas herramientasEl Yoga (con la práctica de asanas y pranayamas), La Meditación (buscando el silencio interno) y El Psicoanálisis (La palabra).

Por el solo hecho de nacer en una cultura, todos somos sujetos del lenguaje, aceptándolo o no, estamos inmersos en el lenguaje. Este nos marca, nos atraviesa, nos da un nombre, nos da un lugar, y a veces, nos condiciona y nos limita.

Considero que en la vida hay momentos para hacer, momentos para callar y momentos para hablar, todos necesarios, todos importantes.

La palabra tiene un valor y una función. Hoy en día, hay una desvalorización de la palabra, muchas veces se habla sin hablar, y esta se transforma en ruido molesto, a esta devaluación de la palabra la podríamos llamar «palabra vacía». Pues si bien son palabras no hay ningún sujeto en ellas, están vacías, no hay nadie implicado en aquello que se dice.

Un análisis implica devolverle a la palabra su valor, hacer de la palabra una «palabra plena».Las palabras plenas son aquellas que portan la verdad personal de quien las dice. Y el solo hecho de decirlas genera alivio. Una verdad dicha ya no puede ser más negada, una verdad dicha implica una toma de conciencia de aquello que se dice, lo cual produce efectos, un reordenamiento psíquico se produce a partir de dicha aceptación.

Créase o no, este decir, que en definitiva es la aceptación de nuestra verdad personal, genera alivio, genera disminución del sufrimiento, genera una toma de conciencia, el inconciente aquí emerge.

Entendido de esta manera, un análisis se asemeja a una experiencia de liberación, tanto de las identificaciones corporales como mentales (generadoras de síntomas, es decir límites). Es un encuentro con la verdad personal, un encuentro con nosotros mismos. El medio es: la palabra. Y es, a partir de este nuevo encuentro, que algo distinto se podrá hacer.

En la práctica del yoga, en la experiencia activa del cuerpo físico, las emociones y los pensamientos empiezan a fluir, cuasi asociación libre en acto. El poder hacer conciente ese torbellino fluyendo en el cuerpo, es uno de los objetivos del yogui. En tanto no pueda reconocer sus propias emociones y pensamientos fluyendo, y solo busque la perfección de la imagen postural, esta perdido en los espejos imaginarios. Es la trascendencia, en primer termino, de la imagen especular, lo que va a permitir a un yogui empezar a conectarse consigo mismo. Empezar a conectarse con aquello que inconcientemente lo gobierna. Psicoanalíticamente, empezar a transitar la experiencia del inconciente, reconocer al Otro dentro de Uno. El mecanismo defensivo de la proyección, de la separación, aquí debe caer.

 

Para Consultas Psicoanalíticas Comunícate al 15 5229 5229.

 

Lic. Leticia Menéndez Ortiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *